Este capítulo de nuestra historia comienza con la llegada al gobierno del primer presidente democrático argentino. Y termina con la aparición del primer golpista del siglo XX. A comienzos de 1916 el país se encamina hacia una elección presidencial histórica. Después de años de fraude, el pueblo se dirige a las urnas para expresar su voluntad libremente. La Reforma Electoral impulsada por Roque Sáenz Peña tiene su prueba de fuego.