Una película de Emir Kusturika.

Luka, un ingeniero serbio (Slavko Stimac) de Belgrado, desea convertir la pequeña localidad bosnia a la que se ha mudado en un destino turístico. Busca implantar en el pueblo situado en el centro de la nada, una nueva línea de ferrocarril. El técnico está acompañado de su mujer Jadranka (Vesna Tribalic) -que canta óperas- y de su hijo Milos (Vuka Kostic) -que sueña con ser un gran jugador de fútbol-. Dedicado por completo a su trabajo, Luka no hace caso de los persistentes rumores de guerra. Sin embargo, un día estalla el conflicto. La esposa sufre un ataque de locura y es ingresada en un psiquiátrico, mientras el hijo es llamado a filas en el ejército. Pronto es capturado. Mientras Luka ha sido nombrado guardián de Sabaha, una joven enfermera musulmana que ha sido tomada como rehén. Y aunque termina enamorándose de ella, el destino decide que ha de ser intercambiada por un prisionero serbio, su hijo Milos.

A %d blogueros les gusta esto: