En el verano de 1871, una epidemia de fiebre amarilla asoló Buenos Aires y dejó un saldo de 15.000 muertos, casi el 10%de la poblacional total de la ciudad.

Shares
Share This